barra links

Entrevista de Marcos Brugiati - Columna Arte y Cultura

 

1-¿Dónde vivís, que edad tenes?

Nací en Bariloche, Río Negro en 1981, donde fueron mis padres por un tiempo a trabajar. Me críe en Buenos Aires.  Tengo veintiocho años y actualmente resido en el barrio de Chacarita.

2-¿Cómo empezaste en el mundo de las artes, que cursos realizaste?

De pequeño dibujaba constantemente y demostraba interés por aprender. Comencé, incentivado por mis padres, un curso de plástica cerca de casa. A los catorce años conocí a José Rueda, en una visita a su taller, suceso que se convirtió en una gracia en mi vida. Fue el comienzo de una relación muy rica y afectiva que se mantiene hasta la fecha, y mis primeros pasos en un aprendizaje serio y a conciencia. Siempre busqué explorar nuevos terrenos, por lo que fui incorporando nuevas experiencias en el campo plástico. Ingresé en el curso de ilustración de los Hnos. Villagran y el taller de realización escenográfica del Teatro Colón; espacios que fueron consolidándose también, a nivel laboral. Hoy sigo con las mismas ansias, por lo que asisto al taller de José Marchi, otro gran pilar artístico y humano.

3-¿Estás preparando alguna exposición, dónde podemos ver tus obras?

Inauguro una exposición el 19 de octubre en la Bolsa de Comercio. Muestra en conjunto con Raúl García Tato y Gabriela Schinoca. 

Por otro lado, una variada selección de mis trabajos pueden verse en Internet, en el portal de arte “artebus”. El link es www.artebus.com.ar/cirulli

4-¿Desde tu infancia pensaste en lo que serías de grande, cómo pasaste todos esos momentos. Qué pensabas sobre el arte cuando chico?

Una cosa maravillosa de la infancia, creo yo, es que uno se mueve y hace sin mayores preconceptos; sin entrar en consideraciones muy profundas que excedieran el espacio de esta entrevista, es una instancia donde nos mueve el deseo de los ojos abiertos, el disfrute. Conceptos como el arte o lo artístico, no estaban muy presentes a la hora del hacer. El vector era la emoción de la experiencia, el contacto con el material. Uno, mientras crece, va estructurando ciertos conceptos sobre los que camina, pero creo importante no perder ese primer sentir que se renueva y transforma. Aún hoy intento que éstas premisas se mantengan latentes en mi labor diaria, sea cual fuere mi actividad. 

5-¿Qué significa el paso del tiempo en tus obras?

Me atrae la huella del tiempo. Puede que detenga mi atención en elementos receptivos a esas marcas. Cosas que tal vez puedan re-significarse en el modo de mirarlas y aprehenderlas. Me atrapan dichos signos que se convierten en pretextos para encontrarme con la pintura y abordarlos a través del color.

6-¿Qué estilo te define, que colores, soportes medidas utilizas?

Personalmente creo que, generalmente, la concepción de la imagen viene acompañada con una idea del material y el formato. En ocasiones el contacto con ese material va constituyendo la imagen. Busco conseguir un color que no encuentro, en eso aparecen formas. 

En estos momentos estoy trabajando mucho sobre tela y pintura al óleo.

7-¿A que le temes?

No sé si podría hablar con claridad sobre mis temores. Puedo decir que busco cultivar un buen discernimiento; claridad del sentir y el pensar que me lleve a un buen obrar. 

8-¿Por qué pintas, qué queres contarnos, para qué?

Recuerdo de chico que el color no me resultaba de gran interés, por lo tanto creo que dejaba a un lado la pintura y lo único que hacía era dibujar. Un buen día realice ciertos ejercicios relacionados al material pictórico y eso produjo un fuerte cambio en mí. No sé si podría hablar con elocuencia sobre le experiencia de la pintura, el acto de pintar. El contacto con el material pictórico, los soportes, aromas, la dinámica de la mezcla y búsqueda de los colores. Es una experiencia física y espiritual muy fuerte. Es un momento donde muchas cosas entran en movimiento, en dialogo.  

9-¿Te preguntaste alguna vez por el vacío?

Considerándolo plásticamente creo que el vacío es una categoría compositiva y conceptual. En oriente alcanzó un profundo desarrollo expresivo. Como en la música, donde los silencios son tan protagonistas como los sonidos, los vacíos en la pintura poseen un peso especifico. La pintura posee una dinámica de contrapeso de contraste simultáneo, donde ciertos sectores se sostiene y potencian por otros. Sin hablar de conceptos de armonía o des-armonía, ya que considero más importante abordar cada esquema visual desde un concepto relacional, en la propia dinámica interna (elementos plásticos) como externa (ámbito, lugar expositivo, etc.)

10-¿Cuál es el significado de belleza en tus obras, la oscuridad, los rostros que se pierden de apoco, el paso del tiempo?, que querés expresar con ella?

Hablar de belleza es delicado ya que el concepto de la misma se ha ido modificando y ampliando. Siento que la pintura esta siempre en movimiento y no consigo detenerla. No concibo formas totalmente cerradas, aunque las lleve hacia ese extremo. Trato de convivir con lo que hago y eso no es estático, va cambiando conforme pasa el tiempo. Allí creo que habita lo real, aquello que escapa a la visión o que se sitúa en los intersticios de lo que observamos y por lo tanto pensamos

 11-¿Cuándo sentís que la obra está terminada?

Creo que en el trabajo se genera una relación afectiva que, como en todo, es lo que sustenta un vínculo. 

Hay un espacio de encuentro. Uno intenta habitar ese espacio y así la pintura se va construyendo. Pienso que uno no alcanza lo que se propone y queda algo en  ese terreno de lo inaccesible, de silencio. Pero puede que eso sea lo maravilloso en esto de la pintura. Allí se produce como un puente que nos lleva siempre de una pintura a otra y esto es inagotable. Toca muy de cerca aquello que puede estar relacionado al origen. 

Creo que parándonos un poco más del lado de la intuición esto, que esta latente, se hará más natural. 

12-¿Cómo ves el IUNA hoy?

Mi paso por el IUNA tuvo diferentes matices. Considero que el contacto con personas que comparten intereses e inquietudes es muy provechoso y enriquecedor. Creo que es provechoso incursionar en este tipo de experiencias y es bueno que existan ámbitos que propicien esto.  

13-¿A qué maestros admiras?

 Admiro a las personas que se muestran honestas para con lo que hacen, cualquiera sea su actividad. Cuando eso ocurre se produce una diferencia. En la historia del arte encuentro a muchos grandes maestros a quienes admirar. La vida me ha otorgado el privilegio de conocer personas que comulgan con este sentir. Allí, uno se siente en familia.

Diego Cirulli